© by Poyoi.

Solicitud de arbitraje internacional de inversión contra la República de Chile

"... Esta acción no es una sorpresa, ya que desde hace un tiempo a esta parte se ha difundido en los medios nacionales el mal estado financiero en que se encuentran los concesionarios de transporte de capitales colombianos, así como también la intención de alguno de ellos de recurrir ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI)..."



Con fecha 13 de junio de 2017, el secretario general interino del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) registró una solicitud de arbitraje internacional de inversión contra la República de Chile, que fue formulada por Carlos Ríos y Francisco Ríos, ambos ciudadanos colombianos.

A la fecha no se conocen detalles de la solicitud, ya que esta no es pública. No obstante, de acuerdo a la información disponible en el sitio web del CIADI, la materia del pleito recae sobre una concesión de transporte y se sujeta a las reglas de la Convención de Washington de 1965 y a las Reglas de Arbitraje, así como también, que los demandantes están representados por la firma internacional Dechert (París).

En cuanto a los demandantes, de acuerdo a la información disponible en la Superintendencia de Valores y Seguros, Carlos Ríos es titular de una acción de Inversiones Alsacia S.A., sociedad concesionaria del Troncal Nº1 del Transantiago, así como también presidente del directorio de dicha sociedad. Por otra parte, es titular de tres acciones de Express de Santiago Uno S.A., sociedad titular de la concesión del Troncal Nº4 del Transantiago. El señor Francisco Ríos, en tanto, no figura ni como accionista ni director de ninguna concesionaria de transporte de Santiago.

La solicitud de arbitraje no es una sorpresa, ya que desde hace un tiempo a esta parte se ha difundido en los medios nacionales el mal estado financiero en que se encuentran los concesionarios de transporte de capitales colombianos, así como también la intención de algunos de ellos de recurrir ante el CIADI.

Cabe recordar que entre Chile y Colombia existe un tratado internacional bilateral de inversión (BIT) que data del año 2001. Dicho tratado contempla, por una parte, garantías internacionales de protección a las inversiones e inversionistas, tales como el tratamiento justo y equitativo, tratamiento nacional, cláusula de la nación más favorecida, libre transferencia, entre otros. Por otra parte, contempla mecanismos de solución de controversias entre las partes del tratado, así como también respecto de inversionistas contra el Estado receptor de la inversión, dentro de los cuales se contempla el arbitraje internacional en el CIADI.

De acuerdo al derecho internacional consuetudinario, las medidas que los demandantes pueden reclamar del Estado chileno frente al supuesto incumplimiento de alguno de los estándares de protección antes mencionados son: la restitución, esto es, el restablecimiento de la situación que existía antes de la comisión del hecho ilícito; la indemnización, que consiste en la reparación del daño causado por ese hecho en la medida en que dicho daño no sea reparado por la restitución, y, finalmente, la satisfacción, que procede en defecto de los otros remedios y puede consistir en un reconocimiento de la violación, una expresión de pesar, una disculpa formal o cualquier otra modalidad adecuada.

Estará por verse qué es lo que concretamente se demandará, así como la fundamentación de las acciones deducidas, pero lo que sí está claro es que será una litigación compleja y sumamente onerosa para ambas partes.

Artículo publicado en El Mercurio Legal